Hijo de Abraham

La introducción al Evangelio de Mateo declara que Jesús es el “Hijo de Abraham”, el descendiente destinado a cumplir las promesas del pacto hechas por Dios al Patriarca. Su identificación como el hijo de Abraham en Mateo enfatiza el tema del cumplimiento. A través de Jesús, las promesas se hacen realidad.

El Libro de Génesis traza la genealogía del Patriarca hasta el primer hombre, Adán, una línea que incluía a muchos hombres justos. Sin embargo, en lugar de Adán, el punto de partida en Mateo es Abraham, y su linaje culmina con la llegada del Mesías de Israel - (Mateo 1: 17).

Mountain Spring - Photo by Dan Meyers on Unsplash
[Primavera de Montaña - Foto de Dan Meyers en Unsplash]

Abraham no solo fue importante para la historia de Israel, no solo el pacto comenzó con él, sino que la aparición de la “
Simiente de Abraham” en la “Galilea de las naciones” fue su clímax. Jesús es el Mesías que lleva a cumplimiento las promesas del Dios de Abraham:

  • (Gálatas 3:16) - “Y fueron dichas las promesas a Abraham y a su descendencia. Él no dice: 'y a las simientes', como de muchos, sino como de uno, 'Y a TU SIMIENTE', que es Cristo.”

Dios prometió bendecir a Abraham y a su “simiente.” De él saldrían naciones y reyes, y en él serían bendecidas “todas las tribus de la Tierra”. La inclusión de los gentiles o “naciones” fue prevista desde el comienzo del pacto. Nunca se limitó a la pequeña nación de Israel ni a los descendientes biológicos del Gran Patriarca - (Génesis 12:1-3, 17: 4-8).

En el Evangelio de Lucas, el ángel Gabriel anunció que Dios cumpliría Sus promesas del pacto: “Concebirás en tu vientre y darás a luz un hijo y llamarás su nombre JESÚS. Será grande y será llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de David, su Padre. Y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y de su reino no habrá fin” - (Lucas 1:31-33).

Jesús también es llamado el “Hijo de David” en el pasaje inicial de Mateo. Él es el rey destinado a reinar para siempre en el Trono Mesiánico, no solo sobre Israel sino también sobre las naciones y los “Reyes de la Tierra”- (Salmo 2: 7-9, Apocalipsis 1: 4-6).

En su canción celebrando lo que Dios hizo, María invocó el Pacto de Abraham y lo vinculó con el niño milagroso en su vientre:

  • (Lucas 1: 47-55) - “Engrandece mi alma al Señor, y mi espíritu se regocija en Dios mi Salvador. Porque ha mirado la bajeza de su sierva help ha socorrido a Israel, su siervo, para que se acuerde de la misericordia, como habló a nuestros padres, PARA CON ABRAHAM Y SU DESCENDENCIA PARA SIEMPRE.”

Jesús de Nazaret cumple las promesas “a Abraham y a su descendencia.” La referencia de María a su “misericordia para con generaciones y generaciones” se hace eco del pacto con Abraham: “Tu simiente después de ti a lo largo de sus generaciones.”

Dios envió a su Hijo como lo prometió. Él ahora gobierna sobre las naciones de la Tierra en cumplimiento de esa promesa desde la presencia de Dios. Como Zacarías, el padre de Juan el Bautista confirmó en el relato de Lucas:

  • (Lucas 1:68-73) – “Bendito sea el SEÑOR, Dios de Israel, porque ha visitado y obrado redención para su pueblo y ha levantado un cuerno de salvación para nosotros en la casa de SU SIERVO DAVID, como habló por boca de sus santos profetas que han existido desde la antigüedad To Para mostrar misericordia a nuestros padres y RECORDAR SU SANTO PACTO, EL JURAMENTO QUE JURÓ A ABRAHAM NUESTRO PADRE.”

NO DESCENDENCIA BIOLÓGICA


La descendencia física de Abraham no califica a nadie para ser miembro del pueblo del pacto de Dios. Jacob fue aceptado, pero Dios rechazó a Esaú a pesar de que era de la sangre del Patriarca. Ser un verdadero “Hijo de Abraham” implica mucho más que cualquier relación biológica.

Famosamente, Juan el Bautista advirtió a los líderes de Israel que no apelaran a su descendencia de Abraham para validar su estatus de pacto, como nos informó Mateo:

  • (Mateo 3: 9) - “Y estaban siendo bautizados por él en el río Jordán, confesando abiertamente sus pecados. Pero al ver a muchos de los fariseos y saduceos que venían a su bautismo, les dijo: ¡Nidadas de víboras! ¿Quién sugirió que huyeras de la ira venidera? Dad fruto digno de arrepentimiento; y NO PENSÉIS DECIR DENTRO DE VOSOTROS MISMOS: TENEMOS A ABRAHAM POR PADRE. Yo os digo que Dios puede levantar hijos a Abraham de estas piedras.”

El arrepentimiento y la sumisión al Mesías son obligatorios para entrar en el Reino. En la declaración de Juan, el término “piedras” es metafórico y se refiere a los gentiles que serían traídos al pacto como Dios le prometió a Abraham. Compare las siguientes palabras de Jesús con las de Dios a Abraham:

  • (Mateo 8: 8-12) - “Pero el centurión (romano) dijo: ¡Señor! No tengo ninguna consideración de que bajo mi techo entres, sino solo di con una palabra y sanado serás mi siervo Now Ahora Jesús, oyéndolo, se maravilló y dijo a los que lo seguían: De cierto, de cierto os digo que no he hallado en Israel fe como esta. Pero yo os digo que VENDRÁN MUCHOS DEL ORIENTE Y DEL OCCIDENTE y se reclinarán con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos, pero los hijos del reino serán arrojados a las tinieblas de afuera.”
  • (Génesis 13: 14-16) – “Y Jehová dijo a Abram: Alza tus ojos y mira desde el lugar donde estás, HACIA EL NORTE, HACIA EL SUR, HACIA EL ESTE Y HACIA EL OESTE, porque toda la tierra que estás contemplando te la daré a ti y a tu descendencia hasta los tiempos eternos. Y pondré tu simiente como el polvo de la Tierra, para que si alguno puede contar el polvo de la Tierra, también tu simiente pueda ser contada.”

La cláusula en el primer pasaje, “este y oeste”, se hace eco del mandato dado a Abraham de mirar “norte y sur, este y oeste” y ver la extensión de la Tierra Prometida. Tanto en hebreo como en griego, el término traducido como “tierra” puede referirse al planeta mismo. El pacto anticipaba un territorio más grande que Palestina y un pueblo más numeroso que los descendientes biológicos de Abraham - (Génesis 12:3, 13:14).

Al igual que su comienzo, la conclusión de Mateo recuerda el pacto con Abraham y las promesas mesiánicas a la Casa de David: “Jesús vino y les habló, diciendo: Toda autoridad me ha sido dada en el Cielo y en la Tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones” - (Mateo 28: 18-19).

Su mandato se hizo eco de la promesa del Segundo Salmo de otorgarle las “naciones como herencia tuya y como posesión tuya, los confines de la tierra.” La promesa de “bendecir a todas las naciones” a través de Abraham resuena en sus palabras.  Él es el verdadero “Hijo de Abraham.” Por lo tanto, Jesús tiene “toda autoridad” en el cielo y en la tierra.

Por lo tanto, él envía a sus discípulos como embajadores para anunciar sus Buenas Nuevas y soberanía sobre la Tierra. El tiempo del cumplimiento llegó en el ministerio, la vida, la muerte y la resurrección de Jesús, y este glorioso mensaje se anuncia a las naciones cada vez que se proclama su Evangelio. Todo esto comenzó con las promesas de Dios al Gran Patriarca Abraham.



VÉASE TAMBIÉN:
  • Buenas Noticias para Todos - (La Buena Noticia anunciada por Jesús de Nazaret ofrece salvación y vida a hombres y mujeres de todas las naciones y pueblos)
  • Jesús es Su Nombre - ('Jesús' significa 'Yahvé salva.' En el hombre de Nazaret, la salvación prometida por el Dios de Israel llegó en todo su esplendor)
  • Son of Abraham - (Jesus is the true son of Abraham and the heir of the promises. He is the one who confirms and implements the inheritance for his people)

Comments

POPULAR POSTS

Covenant and Redemption

Preach the Gospel!